Xevi Sala, Premi Prudenci Bertrana 2016 :: La tardor literaria en català :: 80grams celebra sis anys de literatura :: Entrevista Anna Altisén :: Jo, confesso guanya el Premi Crexell 2012 :: Mor l'escriptor Emili Teixidor :: Grup 62 ja és a Google Play :: Salvador Macip guanya el Premi Carlemany :: Rafael Nadal guanya el Premi Josep Pla 2012 :: Els llibres de l'any a 80grams :: La primera novel·la de Lluís Llach arribarà a les llibreries el 2 de febrer :: 20 anys de la mort de Montserrat Roig :: Ha mort Joan Agut :: 80grams celebra 3 anys de literatura catalana :: L'escriptora Muriel Villanueva guanya el Premi Just M. Casero amb la novel·la La Gatera :: Aguilera, O'Hara i Llavina, Premis Octubre 2011 :: Rànquing de tardor 80grams 2011 :: David Cirici guanya el Premi Prudenci Bertrana :: L'infern d'Alabastre guanya el rànquing d'estiu 2011 :: Pa negre, la primera pel·lícula catalana candidata als Óscars :: Ausiàs March té perfil al Facebook :: Joaquim Carbó, Premi Trajectòria Setmana del Llibre en Català :: Cabré bat rècords i el seu llibre es reedita en només una setmana :: 80grams a Catalunya Ràdio

dijous, 8 de febrer de 2018

ENTREVISTA :: Tina Vallès, El parentesis más largo

El parentesis más largo s'acaba de publicar al castellà amb l'editorial Godall i traducció de Gonzalo Torné. Reproduïm l'entrevista que Plataforma 80grams li ha fet a l'autora en motiu d'aquesta traducció. Este es el primer libro de Tina Vallès traducido al castellano. ¿Cómo esperas que lo reciban los nuevos lectores? ¿Crees que es un buen libro para estrenarte ante el nuevo público?

No es el primero, es el segundo. El primero (para adultos) fue la novela La memoria del árbol, publicada por Anagrama en junio de este año. Con ella gané el premio Anagrama Llibres 2017 en enero y me consta que en castellano el libro está funcionando bastante bien. Así que espero que esa buena acogida sea contagiosa y El paréntesis más largo tenga una suerte semejante. Son dos libros muy diferentes, pero los dos tienen un público potencial bastante amplio. Los cuentos de El paréntesis más largo combinan humor, ironía, sarcasmo, reflexión y algunos toques de surrealismo, yo creo que hay para todos los gustos.
(Y también se han traducido al castellano algunos de mis libros infantiles.)

El paréntesis más largo es una pequeña crónica de la Barcelona actual, de sus gentes más diversas. ¿Crees que son cuentos universales válidos para cualquier ciudad y gente del mundo?

Quiero pensar que sí, que la mayoría de los cuentos (localizados todos menos uno en un entorno urbano, de gran ciudad) podrían pasar perfectamente en Madrid o Bilbao o Salamanca, en cualquier gran ciudad, también en Londres o París o Berlín. Yo los localizo en Barcelona porque es mi ciudad, pero soy del parecer que la ubicación de un cuento, de una novela, no es algo que nos tenga que privar de entrar o no del todo en la narración. Me imagino, por ejemplo, que el cuento de «Mali» puede pasar perfectamente en el centro de Madrid, sin ningún tipo de problema, solo nos hace falta una librería de arte, un bar, dos matrimonios con alto poder adquisitivo y una rutina amorosa que los tiene anestesiados...

¿Crees que la literatura debe de ser universal?

Da igual lo que yo crea. Lo es. Soy traductora de profesión, los traductores literarios nos dedicamos a evidenciar que la literatura es universal, que lo único que nos priva de leer, qué sé yo, un autor sueco es la barrera del idioma, y para eso estamos nosotros: para sacar esa barrera del medio y acercar ese autor pongamos que sueco al lector que no sabe sueco. 

¿Cual fue el primer cuento que escribiste de los 17 que incluye el libro?

El primero que escribí es «Leche cereales agua», y lo escribí pensando que sería el que abriría el libro. Para mí es un cuento «programático», y perdón por la palabrita. La manera cómo está escrito, como el personaje escribe esa carta improvisada, es la manera cómo yo sentí que escribiría la mayoría de cuentos del libro. Por eso lo puse el primero, es como una presentación del tono general del libro.


¿Cual es de ellos el que más te representa?

No sé si representar sería la palabra, pero hay uno que lo leo ahora y me sigue pareciendo muy necesario y me sigo sintiendo muy reflejada en él. Es «Taxi», un cuento sobre una mujer que va en taxi, de parto, y de pronto se plantea si realmente ella quería tener un hijo. Es un cuento que nace de la rabia, de un cabreo mío que ocho años después de ser madre sigue muy latente en mis adentros: esa idea de la maternidad feliz, de la maternidad que hace que una mujer sea completa, esa soberana mentira que hace vender tantos libros sobre maternidades ficticiamente felices y equilibradas. Me saca de quicio esa mentira y el provecho comercial que se le saca. Tenía ganas de contar el lado oscuro de la maternidad, y uno de los primeros momentos oscuros es cuando ya casi vas de parto y te das cuenta de que va en serio, de que vas a tener un hijo, y te vienen todas las dudas, miles de dudas, algunas muy nocivas; es cierto que también hay alegría y felicidad en la maternidad, pero no es tan instantánea, automática y pura como nos lo han querido hacer creer; y luego está la tomadura de pelo del «instinto maternal», que tanta frustración y desánimo ha causado entre miles de madres primerizas...

¿Escribiste todos los cuentos pensando en la totalidad del libro o los fuiste escribiendo por separado y después los juntaste?

Sí, tenía claro desde un principio que era un libro sobre pausas, sobre esos momentos en que todo se para sin que tú lo decidas y de repente tienes un rato para pensar en tus conflictos, y en cómo a veces un momento de estos, de reflexión impuesta por un paro no deseado, te lleva a hacer algún cambio en tu vida o no. Y también quería escribir sobre las distintas maneras de reaccionar a este tipo de pausas. Mis personajes están muy quietos si los miras por fuera, su batalla, su historia, es interior.

Todos los relatos tienen un hilo conductor: la fuga mental de sus protagonistas que huyen de la realidad que les rodea para hacer una introspección de sus vidas y descubrir sus insatisfacciones. ¿Crees que uno de los objetivos de la literatura es remover nuestros fantasmas interiores?

No es un objetivo de la literatura, pero es algo que la literatura puede provocar en el lector. Me gustaría pensar que nadie escribe pensando: «venga, voy a remover los fantasmas interiores de los lectores». En todo caso, remueves los tuyos, y a lo mejor eso hace que al lector le pase algo semejante cuando te lea. Pero ponerse como objetivo provocar algo en el lector cuando escribes me parece no solo un error sino también una actitud muy pretenciosa. 

Y todo explicado des de cotidianidad de pequeños hechos a veces intrascendentes, otras absurdas, que alejan de la realidad a los protagonistas.

A mí me gusta más llamarlo rutina, y no cotidianidad. Parece que si eres mujer y te «encasquetan» la cotidianidad como tema ya no hay quien se saque el peso de esa etiqueta de encima y tiene unas connotaciones que no me gustan. A mí me interesa la rutina, me gusta investigarla, darle la vuelta, verle las costuras, intentar romperla para que el personaje quiera recuperarla como sea. La rutina no es algo negativo. La rutina nos protege, es nuestro hogar, cuando la perdemos nos perdemos. Mis personajes se pierden en sus pensamientos en un parón de su rutina y eso, claro, puede parecer absurdo, intrascendente, pero para ellos es un momento clave que les viene dado sin buscarlo, alguien, algo (un ascensor estropeado, un metro que no llega, la cola del supermercado, la sala de espera del oculista…) les obliga a parar, y cada uno para y piensa a su manera, alrededor de su obsesión.

Hay nostalgia, ternura, drama, pero también mucho ironía y humor. ¿La vida no se podría suportar sin humor?

Yo no la soportaría sin humor, no. Conozco gente que vive sin él, es la misma gente que siempre se toma las palabras por el sentido más solemne, que no se permite jugar con ellas. Me parece imposible vivir así, siendo esclavo de las palabras. El humor es un juego, un juego con las palabras, es ejercicio mental, y para mí es salud mental.

Tus libros salen de la observación minuciosa de la realidad, que después describes con gran precisión. ¿Los escritores tenéis unas gafas mágicas para observar el mundo?

No me atrevo a generalizar. Yo sólo sé que viendo lo mismo que ven los que me acompañan, a mí me salen imágenes, historias, personajes. Y me doy cuenta de que me fijo en cosas que los otros ven, pero no miran. Es una manera de fijarse en las cosas, supongo. Pero depende de qué tipo de escritor seas. Creo que en este sentido hay dos clases de escritores, los que miran y los que escuchan. Yo soy más de mirar, porque cuando escribo lo hago con imágenes y no con palabras.

¿Cuales son tus referentes literarios?

Lo de los referentes literarios cada vez lo respondo diferente, porque es una pregunta con respuesta mutante. Si te digo que lo es Mercè Rodoreda, ¿vas a leerme buscando sus trazos en mis cuentos? A lo mejor te frustras. Bueno, lo más seguro. Tengo unos autores fijos que leo y releo a menudo, y entre ellos está Rodoreda y también Alberto Moravia, Georges Perec y Henry James, pero no sé si eso luego se detecta en lo que escribo, y la verdad es que me da lo mismo. Luego aparecen también escritores nuevos, que descubro y que se convierten en nuevos faros para mí, y el más destacado de ellos ahora mismo sería Gonçalo M. Tavares, sobre todo por su Un viaje a la India.

Has escrito dos libros más de relatos y recientemente una novela. ¿En que genero te encuentras más a gusto?

He publicado tres libros de cuentos, dos novelas y unos cuantos libros infantiles, y en todos los registros me siento a gusto. Si no, no lo haría. Sufrir escribiendo no entra en mis planes.

¿Nos olvidamos a menudo que los paréntesis en la vida son necesarios?

Sí, pero por suerte siempre hay un metro que se retrasa o un médico con la consulta llena hasta los topes que nos permite parar, que nos regala una pausa para que nos oxigenemos un poco, ¿no?

¿No crees que tus cuentos son muy cinematográficos?

Me lo han dicho. Supongo que tiene que ver con lo que decía antes, que escribo a partir de imágenes, no palabras. Visualizo y luego escribo. Y después ya viene el trabajo de moldear lo escrito para que se ajuste a lo que quiero dibujar con mi relato.

GRACIAS, TINA. UN SALUDO


Un placer.

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Related Posts with Thumbnails